Imposibles, expectativas y otras creencias ajenas (Autoestima II)

¿Quién dijo que no se podía tener todo? ¿Quién aseguró que no era posible cumplir los sueños ? ¿Quién frivolizó con que los cuentos de hadas son solo cuentos? ¿Quién nos convenció de que no hay finales felices?

¿Quién nos repitió tantas veces que no era posible ? ¿Quién nos arrastró a la idea de que había que conformarse? ¿ Quién nos hizo creer que no éramos válidos, suficientes o competentes? ¿Quién consiguió hacernos sentir tan poca cosa?

¿Quién? ¿Quién me dijo tantas veces que no soñara la vida que quería? ¿Quién me pidió que desbancara todas mis esperanzas? ¿Quién me aseguró que perdía el tiempo? ¿Quién me hizo conocer el concepto de fracaso? ¿Quién le dio al fracaso, al error, una connotación negativa ?

¿Quién nos acusó de no sentar la cabeza ? ¿Quién nos juzgó por andar descarriados? ¿Quién se atrevió a decir que algo era un error? ¿Quién nos tachó de ingenuos? ¿Quién nos enseña a diario, con un trabajito fino, que no es posible, suficiente, alcanzable? ¿Quién nos genera tantas expectativas erróneas que nada tienen que ver con la realidad?

¿Por qué casi me convierto en esa persona que le dice a los niños que los “y si …” no existen? ¿Por qué casi olvido que podemos llegar a ser el único espejo en el que personitas inocentes descubren lo que valen? ¿En qué momento uno olvida que puedes cambiarle la vida a alguien? Aunque sea a una sola persona.

Seamos locos. Seamos soñadores. Seamos borrachos que se atreven a decir lo que sienten. Seamos tan perdedores que arriesguemos todo, porque no hay nada más que perder. Seamos tan perdidos o descarriados, que no nos quede más remedio que ser valientes. Seamos felices. Sólo eso. Sólo.

Anima al otro a ser loco. Empújalo sin miedo a que sea soñador empedernido. Comparte copas hasta compartir verdades que se sienten tan en el fondo de ti. Arriesga. No le metas miedo a nadie en el cuerpo. No dejes que se lamente la vida entera por no haberlo intentado. Hazle creer que es posible hasta cuando ni tú eres capaz de verlo posible. Insiste. Persevera. Hasta que lo crea.

Sé promotor del cambio. S´r gigante y regala el poder al otro para que sea valiente en su propia batalla. Incluso hasta cuando tú estés cagado de miedo. Porque llegará tu momento. Pero hasta entonces, sé feliz dando felicidad. Sólo eso. Sólo.

No seas tu mayor enemigo. No te conviertas en la sombra del enemigo ajeno.

 

Un comentario sobre “Imposibles, expectativas y otras creencias ajenas (Autoestima II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s