¡Enfócate!

8750b9c5-0d7c-449a-a010-0346240a74d7-2-e1576014812697.jpg

 

“Cambia tu atención y cambiarás tus emociones. 

Cambia tu emoción y tu atención cambiará de lugar”

Frederich Dolson

¿Quieren saber más curiosidades sobre nuestro  cajón de prioridad?

 

Por suerte, no ha hecho falta restaurar todo en nuestro cajón desastre, porque algunos compartimentos son de lujo. Esto ocurre porque hay varios niveles y algunos los tenemos muy bien organizados, dando gusto verlos. Seguir leyendo “¡Enfócate!”

Formas de sanar (Autolesiones II)

NO ESTÁS SOLO

31416707_10214556213435668_5154302873348981578_n (1).jpgSi te autolesionas, o si piensas en lesionarte, piensa que es un signo de una situación que tiene remedio con la colaboración adecuada. Habla con alguien de confianza, como un amigo,  un familiar cercano, un profesor, un orientador escolar que te pueda ayudar a dar los primeros pasos para buscar la ayuda necesaria. Puedes sentirte avergonzado o incómodo al hablar de tu comportamiento, de tu dolor o de tu incertidumbre. Pero si das el primer paso encontrarás  apoyo, atención y ayuda sin prejuicios. Seguir leyendo “Formas de sanar (Autolesiones II)”

Autolesiones I

 

”No sé qué me pasa. No me siento mal, pero tampoco me siento bien. En realidad no siento nada” ( E.I.T)

IMG_5670.JPG

Desde hace no mucho tiempo, en los centros educativos, consultas de pediatría y psicología se han incrementado llamativamente el número de casos de autolesiones: heridas que siguen patrones, arañazos, hematomas, cortes con la cuchilla del afilador o con tijeras,  rascarse hasta hacerse sangre, quemarse, arrancarse el pelo o morderse. Lo hacen de distintas formas y en distintos lugares del cuerpo como el interior de los antebrazos o de los muslos, en el torso, etc.

“Ni siquiera noto que me estoy autodestruyendo” (D.B.B.)

Seguir leyendo “Autolesiones I”

¿La vemos otra vez ?

“El cine es como un juego infinito de cajas chinas, como historias superpuestas que a veces se dirigen a varios aspectos cruciales de cada uno de nosotros.

Y hacen que, a través de eso, descubramos cosas en nosotros mismos. De ahí el efecto subjetivador o terapéutico que puede llegar a tener”.

Mónica Cruppi

pexels-photo-937750.jpegEra la Nochevieja de 2004, él se había convertido en padre por segunda vez y acababa de perder al suyo no hacía muchos meses. Asumió la responsabilidad de un brindis que diera a sus invitados un poco de esperanza cuando se presentaba una navidad muy difícil. Tuvo el acierto de llevar a su discurso “El Ciclo de la vida”, del Rey León. Acierto,  porque quince años después sigo recordando aquel momento. Fue curioso que, habiendo visto esa película varias veces (costumbre que comparto con los más pequeños de la casa), nunca había pensado en el mensaje que él trasmitió. Volví a verla una vez más.

¿Percibimos los estímulos de una película de una sola vez?

Los niños de hoy en día tienen su primer contacto con el mundo audiovisual siendo muy pequeños. Las imágenes en movimiento, el color, la música y los diálogos son estímulos muy atractivos para su actividad cerebral. Sin embargo, cuando los niños (y los no tan niños) ven la misma película una y otra vez, hay algo más que mera atracción sensorial. Seguir leyendo “¿La vemos otra vez ?”

El cajón de prioridad

“ El verdadero arte de la memoria es el arte de la atención” (John Samuel) 

IMG_2104

...¡Porque confiamos ciegamente en ti, siempre!

…salgan las cosas bien o quede algo por mejorar.

…Me gusta la lección que hemos aprendido hoy: uno se siente muy bien consigo mismo cuando conseguimos los objetivos que nos proponemos.

¡¡¡A por muchos más!!!

Mi Maripuri es emoción en toda su magnitud. Vive instalada en la morada de la felicidad, donde probablemente muchos de nosotros quisiéramos ir a visitarla con frecuencia. Vehemente en la batalla, se manifiesta con ímpetu y pasión, pero sus guerras le duran cinco minutos, porque ni sabe ni quiere guardar rencor; ni su corazón alberga el mínimo atisbo de cualquier sentimiento negativo hacia nadie. 

  Seguir leyendo “El cajón de prioridad”

Experiencia cumbre. Sentimiento oceánico.

“No es normal saber lo que queremos. Es un extraño y difícil logro psicológico”. Abraham Maslow 

lock-old-steel-1 (1) 2.jpg

Trata de explicarme algo que cree que no seré capaz de entender. Consigue que me pueda la curiosidad. Normalmente sus temas de conversación me resultan conmovedoramente realistas para su edad. Me solicita que no me ría de sus palabras, como suelen hacer los demás cada vez que se pronuncia. Inspira profundamente en un intento de llenarse de paciencia para tratar de describirme con palabras algo que, según parece, no puede ser explicado. Seguir leyendo “Experiencia cumbre. Sentimiento oceánico.”

Mis pequeños crecen

“…el momento que da más miedo es justo antes de empezar” (Stephen King)

Érase una vez un nuevo comienzo…

IMG_9202.jpeg

Este sitio empezó al mismo tiempo que ellos. Nacieron en el 2007 y los acogí en su primer año en la Educación Primaria, en la puerta del “cole de los mayores“. Fuimos conociéndonos y aprendiendo juntos: con ellos y de ellos.

Justo ese mismo  curso, escribía mi primera entrada para acompañar a los que por aquel entonces empezaban su primer curso en la E.S.O. Hoy la comparto de nuevo. Pero de una manera especial. Seguir leyendo “Mis pequeños crecen”

Doña María Moliner y Don Manuel

IMG_7525.JPG

Este sábado 30 de marzo se cumplían 119 años del nacimiento de María Moliner, autora del conocido Diccionario de uso del Español que lleva su nombre.

Con él, María pretendía, además de explicar el significado de las palabras en castellano, exponer cómo se usaban. Así que a sus 51 años, en 1951, una vez que sus hijos ya eran autónomos, decidió compaginar su trabajo de bibliotecaria de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid (llegando a ser su directora) con el desarrollo de una idea que llevaba años dando vueltas. Tardaría dieciséis años en publicar la primera edición. Seguir leyendo “Doña María Moliner y Don Manuel”

MI NIÑA DE LUNARES (I)

mi niña de lunares

Querida niña de lunares:

Viernes. 13:30. A solo media hora para comenzar un fin de semana que esperaba con ganas.Cuando ya había apagado el ordenador y había desenchufado las ideas. Cuando creía que la semana laboral llegaba a su fin,  llegas con  tu carita de interrogante.

Tienes 13 años, me tocas por la espalda. Y me preguntas: “¿Qué me pasa?”.

Buena pregunta.

Todos creen que se trata de algo propio de la edad. La adolescencia siempre tiene la culpa de todo. Aunque sucede que, en ocasiones, lo que el espejo devuelve no siempre se corresponde con la realidad. Sin embargo te equivocas al pensar que nadie te comprende.

Entiendo tu preocupación desmesurada por tu pelo, tu desagrado desmedido por tu acné, la valoración exagerada de tu altura, tu constitución, o el resto de TODOS tus defectos e imperfecciones.

También entiendo que nadie parece darle la importancia que tiene para ti. En el mejor de los casos te ofrecerán, con noble intención, consejos para que mejores o cambies esos “complejos” que pareces tener; en el peor de los casos, acabarán juzgándote o reprochándote que te quejas, pero no haces nada por evitarlo.

Seguro que has mirado en internet mil veces cómo mejorar tu imagen. Seguro que has planificado miles de acciones, has realizados infinitos intentos o te has comparado con cada persona que conoces.

Es posible que te mires frecuentemente en el espejo para confirmar tu diagnóstico de la situación; o por el contrario, procures no mirar cuando pases por delante de un cristal que te devuelva “tu realidad”, para no tener que ver la fatalidad.

Aunque no lo creas, cabe la remota posibilidad de que entienda cómo te sientes.  Hay más de una oportunidad para la nula conformidad con el aspecto físico propio en tu día a día.

Y no. Tampoco se trata del típico complejo o las ganas de verse un poco más guapa, más alta, mas delgada.

Seguir leyendo “MI NIÑA DE LUNARES (I)”

Mi niña de lunares (II)

images-4

No estar conforme con la imagen que vemos en el espejo es habitual, pero para algunas personas esta disconformidad suele tratarse de una expresión de preocupación desmedida: ven en el espejo auténticas deformidades y carencias.

Psicólogos, psiquiatras y cirujanos plásticos alertan sobre el preocupante crecimiento en los últimos años. La insatisfacción consigo mismo, desde la obsesión hasta la sobredimensión de los defectos degenera en este trastorno psicológico.

El Trastorno Dismórfico Corporal, también denominado Dismorfia Corporal, Dismorfofobia, Síndrome de la Distorsión de la Imagen o Síndrome del Espejo.

El procesamiento cognitivo humano hace que la imagen que percibe la retina sea procesada y “reelaborada” según las creencias, expectativas, exigencias, presiones o miedos. Nuestros ojos y nuestro cerebro “nos mienten” a menudo

images-2.jpeg

Poco conocido hasta hace poco, podemos decir que sólo entre un 2% de la población ha sido diagnosticada. Aunque ya se conocen casos de personajes mediáticos.

Quizá las Redes Sociales y el Influencer Marketing mucho tengan que ver con su acelerado crecimiento. Pero no le echemos toda la culpa.

Además de la presión social o los estereotipos aprendidos, perece que llevamos en nuestra maleta personal, factores que facilitan que este trastorno se desarrolle: aspectos de la personalidad, como el temperamento ansioso, perfeccionismo, autoexigencia o la necesidad de aprobación social están muy relacionados con el inicio y curso de un Trastorno Dismórfico.

Claro que algunos de estos factores pueden devenir de situaciones de fracaso en el pasado, circunstancias de violencia psicológica o maltrato.  Incluso la presión o exigencia de la familia para aproximarse a esos cánones de belleza, suelen estar en el origen de estos trastornos.

Sea como fuera, debemos considerar contar con un punto de vista profesional y especializado para tratar de adquirir un pensamiento más constructivo: para desbancar esas creencias, para aproximarse a una nueva forma de mirarse, de percibirse, de verse y de valorar tanto la propia imagen, como el significado y la  importancia que tienen para la persona que lo padece.