Palabras divertidas

 

—¿No encuentra palabras para describir su emoción, verdad? —pregunta uno de los reporteros a Mary, la niñera. 

—No, no, nada de eso, por favor… Hay una palabra muy buena que lo describe: es ¡súper califragilístico espialidoso!

Y así, Julie Andrews comenzaba la canción más famosa de Mary Poppins.

Ella se comunicaba con Michael y Jane de un modo que los niños entendían sin dificultad, usando palabras comunes. Pero también podía incluir, cada tanto, una palabra inventada según las necesidades de la ocasión, como el adjetivo supercalifragilisticoespialidoso. 

Mis niños y yo queremos invitarte, hayas dejado la niñez atrás o no, a jugar a inventar palabras. Igual descubres que existe un diccionario de términos inventados, llamado Ficcionario. La idea la tuvo el Instituto Cervantes para celebrar el Día del Español, en el que podemos encontrar algunos ejemplos de palabras tan interesantes como:

  • Nefrundo: Dícese de aquello que aúna cutrez, rareza y siniestrez con enorme dosis de sentido peyorativo.
  • Efimeroteca: Lugar donde guardo mis cosas efímeras.
  • Nadeidad: Calidad de nada aplicada en grado extremo.
  • Impeorable: Que no se puede empeorar, que no se puede hacer peor.
  • Quedante: Dícese de aquella persona que, sin tener una relación con otra, sigue saliendo con él/ella como si tuvieran un noviazgo. No tienen una relación de noviazgo aún, sino que apenas andan quedando.
  • Usaurio: Persona que, no por su edad, sino por su cerrazón tecnológica, no consigue entrar en el mundo de la informática, ni en la sociedad de la información.
  • Sibiribi: Se dice cuando se te olvida una palabra mientras conversas y como la dices rápido, la gente no se da cuenta del error. Ej: “Me gusta mucho el pantalón de tu hermana y el sibiribi que tenía estampado”.

Pero hoy, como casi siempre, los protagonistas son los alumnos, ya que tengo el gran honor de presentarles un trabajo compartido. Desde la ilusión y el gusto por aprender pasándolo bien, hoy traemos una galería de fotos de una de las cosas en las que invertimos nuestro tiempo.

“Difácil”: aquello que en un principio parecía difícil,

pero al final hemos conseguido que sea fácil

Así empezó todo. Una palabra equivocada que da lugar a las risas… e inmediatamente después le ponemos un significado que le de un poco de locura y cordura  al mismo tiempo.

Lo llaman “acuñación recreativa”, es decir, inventar palabras por diversión. Se trata de jugar con las palabras, sobre todo con las palabras que todavía no existen. Por ejemplo, las jitanjáforas.

Las jitanjáforas son palabras que no figuran en ningún diccionario del mundo y que se emplean en poesía simplemente porque suenan bien: podemos inventar la que queramos, persiguiendo exclusivamente la eufonía.

Otro ejemplo son las palabras que en círculos íntimos solemos usar a modo de jerga; una jerga que sólo nuestros allegados son capaces de entender.

Pero si se trata de inventar, inventemos palabras divertidas que nos alegren el día. Y puestos a inventar, estos niños son unos genios, ¡qué facilidad!

Aquí van algunos ejemplos:

  • Fruterión: tienes tanta fruta que te sobra un montón.
  • Coriamor: dos personas que se quieren mucho y no saben cómo decírselo.
  • Pachango: un hombre con alas de pájaro.
  • Tulimari: un tulipán con una mariposa.
  • Basusuello: algo que está muy  pegado al suelo.
  • Tortalanky: ordenador raro con tres pantallas para ver en tres dimensiones.
  • Gatitús: gato triste que vive en la calle.
  • Gleberjeit: una marca de pegamento de algo que no se pegó.
  • Estucheman: un estuche que cuando tu pides algo, te lo da. Y siempre está ordenado.
  • Chocotino: supermercado que solo vende productos hechos con chocolate.
  • Peridije: periódico digital que solo da buenas noticias.
  • Trotir: trotar muy rápido.
  • Hipotín: cuando una persona tiene hipo.
  • Moar: cuando una persona está muy enamorada  y se pone colorada.
  • Aminter: un amigo que conoces por internet.
  • Talupeca: pasarlo guay trabajando.
  • Champuchani: animal que vuela, que nada, y que rasca la espalda.
  • Pachalazo: cuando te das un golpe que te cambas.
  • Aprotengo: cuando consigues tus propios retos.
  • Copatoly: bebida rica que te duerme, de la marca z.
  • Caletario: calendario “espacial” que solo marca fechas donde pasan cosas buenas.
  • Trisfeliz: que está contento y triste al mismo tiempo.
  • Azucarerropore: máquina que echa azúcar y quita las penas.
  • Pajararo: cuando no puedes parar de reírte.
  • Aleburo: cuando estás alegre y aburrido al mismo tiempo.
  • Escabocharme: cuando te caes y te escachas.
  • Estuquoso: estar harto y muy enfadado.
  • Astromentología: ciencia de los astronautas que gracias a una conexión especial pueden llegar hasta el sol.

Si además de divertirnos, esto tiene repercusiones tan positivas como éstas, mejor que mejor:

  • Desarrollo de la inteligencia: Para inventar palabras tenemos que entrenar nuestra imaginación, pensar opciones lógicas para cada situación, mantener la coherencia planteada y mantener algunas normas de género y número. Éste es un gran ejercicio para nuestro cerebro.
  • Estimula la memoria:Aprender nuevas palabras y memorizarlas mantiene nuestra memoria atenta. Debemos recordar detalles, situaciones y momentos. Así que si quieres trabajar la atención y la capacidad de memorizar, escucha con atención a tu compañero y ¡diviértete con su nueva palabra!
  • Incrementa el vocabulario: Se puede plantear la búsqueda de un sinónimo y de un antónimo a la nueva palabra creada. Les suele resultar muy divertido esta actividad.
  • Promueve valores: Es curioso cómo la mayoría de las palabras que hemos inventado tienen un valor escondido. Intentamos promover buenos valores con palabras respetuosas.
  • Estimula la oralidad: El ejercicio de explicar el significado de nuestras nuevas palabras es también una forma de poner en práctica nuestra capacidad de comunicarnos verbalmente. Y no solo se trata de cómo transmitimos un mensaje con palabras sino también es una oportunidad para  enfrentarnos al desafío de superar el miedo escénico, trabajar en la comunicación no verbal y entrenar su manejo de las palabras.
  • Se incrementa la autoestima y la confianza en uno mismo:No existe la posibilidad de una palabra mal inventada, con lo cual nadie tiene miedo de participar por miedo a equivocarse, contribuyendo a fortalecer la buena percepción que tenemos de nosotros mismos.
  • Conocemos el mundo interior de cada uno: Escuchar atentamente cuando te cuentan la explicación de una nueva palabra te abre una ventana a su mundo interior. No te pierdas los detalles. Todo esto te aporta pequeñas pistas de su emocionalidad, sus valores y su percepción del mundo.

 

¡Anímate  a compartir tu palabra inventada  con nosotros!

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Finaos y más… En España (2)

2006-11-16Castanea_sativa01.jpg

El dia de los finados
En tiempos de mis abuelos
La gente comia castañas
Juntitas detras de un fuego

Yo no se que pasa ahora
Si es que no saben igual
Porque en vez de las castañas
La gente se pone disfraz..

…para seguir leyendo

Ya hemos visto como se vive la fiesta de los difuntos en diferentes partes del mundo… ¿ Y en España, cómo celebramos la festividad de los Fieles Difuntos y Todos los Santos?

La iglesia católica celebra el día de Todos los Santos y de la Conmemoración de los Fieles Difuntos, el 1 y el 2 de noviembre respectivamente. Para nosotros ambas festividades están unidas por la creencia en la vida eterna.

Lo tradicional es comprar flores y llevarlas a los fallecidos. Pero no todo es melancólico. Este día se acompaña de algunas tradiciones españolas divertidas para celebrarlo, ya que es un buen día para celebrar la vida.

Es muy popular tomar unos dulces tradicionales y participar en familia yendo a ver la obra de José Zorrilla “Don Juan Tenorio” (1844), que ese día se suele interpretar prácticamente en teatros de todo el país. Esta representación especial se hace en este día porque el acto final de la obra tiene lugar en la noche de Todos los Santos y el protagonista de la obra está muy relacionado con la muerte.

Otra tradición muy popular es la castañada, reunión con familiares y amigos, que le hacen frente al frío comiendo castañas recién asadas en cucuruchos de papel de periódico.

Igualmente, la tradición establece que cuando comes un buñuelo de viento se salva una alma del Purgatorio. Otros típico por estas fechas son los huesos de santo, hechos de masa de mazapán con forma de tubos de un dedo de grosor .

Para la fiesta prevista para mañana, ya teníamos preparado las castañas, los bollitos de anís, los frutos secos, los buñuelos y los huesos de santos. Si, además, contábamos con algún artista que nos tallara una calabaza, o alguien que nos contara alguna historieta, la fiesta estaba asegurada. Pero cual ha sido mi sorpresa, que gracias a una mamá muy comprometida, mañana algunos probaremos por primera vez los panellets; un dulce típico catalán, hecho de almendras, papa, azúcar y piñones. ¡Muchas gracias!

IMG_3601.JPG

¿Quien sabe? A lo mejor mañana nos encontramos con alguna sorpresa más…

1.png

Pero sigamos con el recorrido por España. También se pueden degustar rosquillas de anís y papas asadas en Salamanca, arrop y tallaets en Alicante (trozos de calabaza bañados en sirope de mosto de uva muy dulce), borrachillos en Andalucía (roscos trenzados), rosaris en Mallorca (rosarios hechos de caramelos y azúcar), pestiños en Jaén o migas de niño en Castilla-La Mancha.

Las almas de los muertos no quedan olvidadas. En Begíjar, Jaén, los jóvenes salen con cazuelas de gachas a la calle para tapar con ellas las cerraduras de las casas e impedir la entrada a los malos espíritus. En los hogares iluminan el camino a las ánimas de los difuntos con mariposas de aceite en las ventanas, y pasan la noche comiendo sus tradicionales tortillas con chocolate. En Alicante, se ponen velas en las ventanas para indicar la ruta a las almas de los muertos. En el norte de Córdoba también se hace, y se ameniza la vigilia con gachas de leche.

Las Cofradías de las Ánimas de Zamora organizan procesiones por los cementerios locales, acompañándose de velas para guiar a los muertos y rezando el rosario. En Tajueco, Soria, se celebra el Ritual de las Ánimas con una procesión encabezada por el sacerdote en la que marchan dos grupos, casados y solteros, quienes van coreando las estrofas del cántico a las ánimas. Al finalizar, se toca la campanilla y se reparten pastelillos y vino.

En Cádiz celebran el Día de los Muertos de carnaval, aunque los que se disfrazan son los conejos, cerdos y gallinas de los mercados de la ciudad. Es la fiesta de los Tosantos, en la que también se hacen muñecos con frutas, verduras y frutos secos, que representan y critican a políticos y personajes de la sociedad.

En la región de Murcia, se organizan mercadillos callejeros en la capital y muchos pueblos, en los que se venden flores y productos gastronómicos típicos de las fechas: arrope, calabazate, carne de membrillo, pan de higo, huesos de santo y frutos secos.

Pero la feria de los difuntos por excelencia se celebra en Cocentaina (Alicante). La Fira de Tots Sants tiene lugar desde 1326, una de las más antiguas e importantes de España, declarada de interés turístico nacional porque concentra a más de 800.000 personas en tres o cuatro días. La feria está dividida en varios espacios: el más tradicional, que ocupa el lugar central, es el de maquinaria agrícola, pero también hay un zoco árabe, un mercado cristiano, zonas de animales y atracciones infantiles.

Si te has quedado con ganas de ponerte a hacer repostería, te sugiero:

todos-los-santos-vs-halloween

Pincha aquí

¿Y en Canarias?

Aquí recordamos de otra manera a los que se han ido. Nosotros celebramos Los Finaos reuniéndonos para contar historias de los parientes fallecidos mientras compartimos piñones, nueces, castañas y almendras, acompañado de vino dulce, anís y ron miel. En algunos pueblos hay una “finada” popular en la que se toca música por las calles y cuyo momento culminante es el Baile de los Finaos.

Es importante que nuestros niños conozcan sus tradiciones, que conozcan su historia, y que sepan el porqué de todo esto. Aquí está la ficha de trabajo para el “compara y contrasta”:

canarias-fotos

 

En los últimos años esta celebración, que durante mucho tiempo estuvo olvidada y casi a punto de desaparecer, está conociendo un nuevo resurgir, en parte como forma de dinamizar la vida social y económica de los municipios, y en parte como reacción a la influencia creciente de tradiciones anglosajonas como Halloween. Sin embargo, ambas fiestas comparten un denominador común:  ¿por qué se celebran los finaos y el Halloween precisamente en esta fecha de finales de octubre?

Se trata de una cristianización de celebraciones paganas antiguas que marcaban el final del verano, de los días largos y de la luz para dar paso al otoño, cuyos días poco a poco se van acortando para ceder el protagonismo a la oscuridad y la dureza del invierno, que se identifican con el mundo de lo oculto: con el mundo de los muertos.

Además, ese día yo tengo algo más que celebrar. Estas fechas coinciden con una cita muy especial: la víspera, con la celebración del cumpleaños de una gran amiga.

img_0557

El día 1, con la celebración de un muchachito que ya cumple 9 años y poco tiene que ver con el juego terrorífico de Halloween. Él es más de castañitas.

¡Feliz cumple a los dos y feliz día de los finaos a todos!

Finaos y más… en el mundo (1)

Nosotros seguimos en nuestro propósito de celebrar el otoño, y una de las fiestas más tradicionales del otoño está a punto de llegar. Mañana se hará referencia en muchos colegios a las castañas, los huesos de santos, las calabazas y los fantasmas. Normalmente el debate está en si se debe celebrar Halloween o el Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos. Además de mantener nuestras tradiciones, podemos y debemos dar a conocer a nuestros niños un poco de nuestra historia, y porqué no, la historia del mundo. Así que aquí tengo mis castañas preparadas para asarlas, una calabaza lista para ser tallada…  Y alguna sorpresita más.

Ya hace dos años, cuando estaban en 2º de primaria, tuvieron un acercamiento. Pero este año toca profundizar un poco más.

       img_2090 img_2091

El Día de Todos los Santos es una celebración católica instituida desde el siglo XIII para otorgar a todos los santos, estén o no incluidos en el santoral, un día dedicado. Por tanto, puesto que la festividad abarca a toda la humanidad pasada, pronto esta fiesta se identificó como un día para el recuerdo de todos los muertos.

Se celebra, con multitud de variantes, por todo el mundo hispano. Quizá la forma más conocida sea la del Día de Muertos en México, en donde la liturgia católica se desarrolla estrechamente con las tradiciones prehispánicas mesoamericanas.

Así que enseñemos a nuestros niños que hay fiesta más allá de Halloween. Porque además del día de los finaos y Halloween, existen decenas de celebraciones diferentes en todo el mundo. Hagamos entonces un “compara y contrasta”, y veamos qué tiene de especial nuestra fiesta, una vez que ya tenemos  información relevante con qué comparar nuestra tradición… y de paso también lo celebremos.

Para ello, repartiremos por grupos tres tarjetas: una fiesta internacional, otra nacional y la nuestra. Tendrán que trabajarlo y comparar tanto la nacional como la internacional con la nuestra mediante los organizadores gráficos que tendrán a mano. (Ver organizador “ compara y contrasta”). 

Sigue leyendo

Bienvenidos al otoño!!!!

“Antes de que el invierno nos escombre”

Mario Benedetti

img_2329

“Del otoño aprendí que, aunque caigan las hojas, el árbol sigue en pie”

El otoño de 2016 comenzaba el 22 de septiembre a las 13h 21m hora oficial, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional – Ministerio de Fomento).  Esta estación durará 89 días y 20 horas, y terminará el 21 de diciembre con el comienzo del invierno. Casi noventa días para aprovecharlos bien.

Ese mismo día se adentraba el otoño en mi clase, con la firme intención de darle la bienvenida de una manera diferente. Comenzamos por buscar en el diccionario y consultar en internet qué es el otoño y descubrimos lo siguiente:

“La palabra Otoño tiene su origen en el vocablo latino autumnus. El concepto permite nombrar a una estación que, de acuerdo a la astronomía, se inicia con el equinoccio otoñal y se extiende hasta el solsticio invernal.

La palabra equinoccio procede del latín y significa “noche igual”, lo que hace referencia al día y la noche de aproximadamente 12 horas cada uno.”

Entonces nos surge la duda:  ¿Qué es un equinoccio? Un vídeo, con frecuencia, vale más que mil palabras.

earth-lighting-equinox_sp

 Vídeo: Equinoccios

En ese momento, un alumno interesado interrumpe con una pregunta: ¿Esto solo ocurre en nuestro planeta?

Gracias a su pregunta, averiguamos que también otros planetas tienen estaciones y equinoccios.

Marte, por ejemplo, tiene una inclinación muy similar a la de la Tierra, por lo que experimenta el mismo tipo de estaciones, pero su distancia al sol implica que un invierno marciano puede llegar a durar 154 días. 

Mientras, Urano tiene una inclinación de aproximadamente 90 grados, lo que significa que gira sobre un lado durante su órbita de 84 años alrededor del Sol. Esto se traduce en interminables inviernos que duran 42 años.

Este es el mágico momento de la educación, donde la profe aprende algo desconocido gracias a la curiosidad de los niños. Pero, ¡sigamos avanzando!

El otoño se caracteriza por la caída de las hojas de los árboles caducifolios  (palabra que va directamente a nuestro diccionario común de palabras divertidas). Estos árboles, a diferencia de los perennes, renuevan sus hojas cada año. El color ocre, amarillento o amarronado es señal de que todo está a punto de cambiar. Pero esto no es nada nuevo para ellos.

img_2425

También, según la teoría de los 5 elementos de la Medicina Tradicional China, es la estación de la cosecha y la purificación interior. Solo a nosotros se nos podría ocurrir ponernos a cosechar, y que mejor cosecha que convertir nuestras buenas intenciones en mejores acciones.

Cosechar… porque no solo hay que crecer, sino que debemos florecer. Y si queremos dar flores en primavera, antes debe pasar por nosotros el otoño. Y así fue. Buscamos hojas en el patio, en el camino, en el jardín de casa. Finalmente, un viernes, personalizamos nuestras hojas.  Cada uno con su nombre.

El otoño es sementera; es paciencia con cierta impaciencia. Conocida como una estación yerma y melancólica, se nos presenta una actividad para propiciar el cambio que, más allá de la tristeza y la melancolía, ha llenado nuestra clase de entusiasmos, esperanzas, colores y buenas intenciones.

Ellos se han convencido. Primero se debe aprender  a ser otoño, para florecer después en primavera. Tiempo de disfrutar de ocres, verdes y rojos. Tiempo de siembra.

Le dedicamos un tiempo a la reflexión, para pensar  qué despropósito queríamos deshojar, o qué queríamos lograr al finalizar el otoño. 89 días es tiempo más que de sobra para convertir, a base de pequeños esfuerzos, lo que somos en lo que queremos ser.

Abandonar los miedos,  perdonar, esforzarse más, no hablar tanto en clase, concentrarse, portarse mejor en casa, no estar triste, perder la vergüenza, ser mejor persona, hacer los deberes cada día, ser ordenada, no enfadarse  o perder la timidez son algunas de las hojas que arrastrará este otoño.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esto no ocurrirá por arte de magia. Cada semana haremos una autoevaluación de cómo van nuestros propósitos… 89 días puede ser mucho tiempo, pero no hay que dormirse en los laureles, o la primavera nos pillará por sorpresa.  El 20 de marzo a las 4h 30m hora oficial canaria,  la primavera de 2017 comenzará. Hasta entonces tenemos tiempo de trabajar en nuestras buenas intenciones para que llegado el momento, todos podamos florecer.

¡Feliz otoño!

Perú, cuestión de altura. No más

 

A Eva T, seguimos subiendo.

 

IMG_0090

“Si no hay miedo, el valor no vale nada.

Lo difícil no es no tener miedo, es seguir adelante a pesar de él”

Alejandro Palomas.

 

En el vuelo de vuelta a casa, divertida ella se atrevió a decirme que tenía expresión de enamorada. Mi sonrisa, por lo visto, me delataba. Cuando debía estar agotada por doce largas horas de vuelo, parecía sentirme pletórica. Puede que fuera por el subidón de glóbulos rojos. O puede que de verdad me estuviera enamorando.

Perú huele a maíz. A choclo. Huele a muchas cosas, pero en el aire se queda en suspensión el polvo de las más de 50 variedades de maíz. El ombligo del mundo, la cuna de la octava maravilla, tiene mucho más que Machu Picchu. Aunque su vieja montaña impresiona y te deja huella.

Chichen Itzá, el Cristo Redentor, Machu Picchu, Coliseo, Taj Mahal, la Gran Muralla China o la Ciudad de Petra… De todas las maravillas, pensaba y deseaba estar en La Ciudad de Petra, en Jordania; y en Machu Picchu, Perú. Y ha sido la segunda la que se chocó conmigo casi por la misma casualidad con la que ocurren las mejores cosas de la vida. Así que nueve años y un largo recorrido después, de vuelta a una maravilla del mundo. Así debía ser.

El valle sagrado, las lagunas, los pueblos coloniales, los mercados indígenas, las ruinas incas, los rincones escondidos y las montañas imponentes daban paso a lo inesperado, por muy esperado que estuviera. Amaneceres caprichosos que se colaban por una ventana sin persiana, y atardeceres que me pillaban por sorpresa, para parar por un momento el reloj que decidí dejar en casa. Una paleta de infinitos colores, para deleitarse.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ese momento en el que no estás pensando en nada, miras por la ventana y la realidad te ubica en medio de los Andes peruanos, en un valle a 3.400 metros de altitud, en la antigua capital del imperio inca. Con la sorpresa y la emoción casi se olvida el pequeño detalle del mal del altura. Aquí todo respira un ritmo muy lento. Ya lo decía Miguel, nuestro guía en Puno, que la altitud hay que afrontarla como el amor: cuidándose de los dolores de cabeza y tratando de acostumbrase despacio, con paciencia, a sus efectos.

La “montaña mayor o vieja” se posiciona a una altura de 3,061.28 m.s.n.m. Solo se me ocurre un calificativo: es majestuosa. Si consigues llegar a su cima, te premia con un paisaje imposible de explicar; y allí, al fondo, algo parecido a un gran conjunto de palacios y templos que existieron en otra época. Pero no es eso lo que impresiona.

Desde esa altura, a lo lejos, da igual lo que parezca, porque se hacen hueco la admiración, la exaltación y el sosiego, el descoloque y la recolocación, el vértigo y el equilibrio, el cansancio y la euforia. Cuando dejas de subir escalones y consigues recuperar el aliento, no sabes si lo que sientes es miedo, impresión, confianza, gratitud, certidumbre, júbilo, o plenitud. Sea lo que sea, estar allí te hace sentir algo parecido a ser feliz. La mezcla de tantas emociones te hace sentir exultante.

Allí, muchos caminantes desbordados de emoción, lloran al ver por primera vez la ciudad oculta entre las montañas. Otros lloran por el camino, por la sensación de incertidumbre y vértigo…Otras lloran cuando se dan cuenta de que hay que irse, que no se puede permanecer allí eternamente.

Una vez alcanzas el punto más alto, después de contemplar esa maqueta de piedra silenciosa, con los pies colgando del borde de la montaña, es difícil convencerse de que debemos volver a bajar y regresar a la realidad. Por suerte, también se disfruta del camino de bajada, peleando con cada escalón en donde no cabe el pie. Entretenido. Divertido. Momento para desatar la euforia, que se junta con los calambres, y el brindis para la celebración. Cuestión de actitud, ganas de vivirlo todo con intensidad. Parece mentira que un sendero por el que podrías caer al vacío, resulte apasionante.

Pero de todos los miedos posibles, como el de ser capaz o no de alcanzarlo, llegó primero el de la altura, acechando durante un buen tramo. El mal de la altura de Eva. De la otra Eva. Y no el soroche (como lo llaman los andinos), si no la acrofobia.

Eva  T  y Eva I

La acrofobia es una de las fobias más comunes: el miedo extremo a las alturas. Al igual que otras fobias, la acrofobia genera fuertes niveles de ansiedad, induciendo continuamente una conducta de contrariedad y evitación. Puede generar sentimientos de pánico, palpitaciones fuertes e irregulares, llanto o gritos, llegando incluso a sentir desorientación, dificultad para pensar o generarse parálisis momentánea por el pánico. Todo eso sientes mientras te enfrentas al altiplano peruano, o te adentras en Llaqtapata para perderte en sus montañas: Machu Picchu y Huayna Picchu

Con frecuencia sucede que ese miedo, al principio controlable, se convierte en incontrolable después de un incidente traumático en la infancia. Aunque no siempre ocurre por este motivo. También se cree que pueda tener algo que ver con nuestro sentido interno de las ondas de equilibrio. Pero lo cierto es que la acrofobia guarda cierta relación con el vértigo de la altura, el cual provoca una marcada sensación de inseguridad y miedo ante la posibilidad de una caída. Acompañado de angustia, torpeza e incluso incapacidad.

Las últimas investigaciones muestran que la acrofobia está presente en todas las personas y animales con sentido de la vista, aunque por lo general muy débilmente. Se trata de algo así como un mecanismo de defensa heredado.

Es bastante común y presenta rasgos innatos, por lo que algunas personas son propensas a sentir más miedo. En ocasiones se relaciona con la inseguridad, baja autoestima, depresión o sentimiento de incapacidad personal… Como si la persona no fuese capaz de confiar en su sentido natural del equilibrio en lugares de gran altitud.

Pero si queremos adentrarnos en Pisac, visitar  el Cañón del Colca, descubrir las ruinas de Ollaytaytambo o subir al mismísimo Machu Picchu, lo mejor será una terapia exprés e in situ de “habituación” al miedo. Viene bien que un acompañante comparta y recuerde las técnicas de relajación conocidas por todos, para enfrentar las situaciones estresantes, mientras uno se somete gradualmente a las situaciones donde el miedo se hace presente, para que no se pierda el control de la situación y la inseguridad vaya disminuyendo.

Si hay algo que nos paraliza en la vida, son los miedos; por eso nada mejor que deshacerse de ellos. Y no se me ocurre mejor ocasión que estar aquí, a ratos a más de 4.500 metros de altura.

Superar el miedo a las alturas

Sigue leyendo

¡A leer! 

books-1082942_960_720.jpg

Una de las quejas más habituales de los padres de los niños de  educación primaria es la falta de motivación para la lectura. Esta falta de motivación es tan habitual como lógica, ya que el nivel de comprensión a esta edad todavía no tiene suficiente fluidez como para que lo que lean tenga significado para ellos. A pesar de ello, se pueden utilizar diferentes estrategias para favorecer la motivación hacia la lectura, con el fin de que los niños le cojan un poco más de gustillo al asunto y se conviertan en futuros lectores competentes.

Un lector competente es capaz de leer con precisión, adecuando la rapidez según sea necesario por contexto o situación. Alguien que, a lo largo de un buen aprendizaje, ha desarrollado un conjunto de habilidades y destrezas que le permiten interpretar los textos que lee, interactuar con ellos, manipularlos y transformarlos en función de la situación.

Cuando el aprendizaje de la lectura se encuentra en sus primeras etapas, cuesta bastante adquirir esta competencia; llegando a convertirse, en ocasiones, en una tarea tediosa para los alumnos. Sin embargo, cuando son pequeños podemos comenzar por trabajar las diferentes modalidades de lectura, previo al trabajo de  estrategias.

maxresdefault

Desde que se comienza con una lectura formal, en la educación primaria, es importante emplear estrategias de lectura que aseguren que un niño es capaz de localizar información relevante en cualquier texto para que, a partir de ella, pueda hacer deducciones e inferencias que le permitan una mejor comprensión de lo leído. El hecho de que un niño domine este tipo de habilidades lectoras asegura una comprensión lectora adecuada, que suele ser una buena garantía de éxito escolar. Permitir a los alumnos la posibilidad de que puedan ir más allá de la comprensión literal del texto debería ser uno de los objetivos centrales en la educación primaria. Para  ello, también es necesario lograr que los alumnos alcancen un alto grado de compromiso con lo que leen, por lo que sería importante relacionar el contenido con los conocimientos previos del niño.

Cuando evaluamos las dificultades de un alumno en situación de fracaso escolar, en cualquinormal_03_201105er etapa de primaria o secundaria, es frecuente encontrarnos con un problema lector de base. Generalmente las dificultades suelen tener que ver con la inadecuada comprensión de un texto; ya que gran parte de la información que recibirá un alumno en el transcurso de su educación formal será a partir de textos escritos, ya sean en libros, en páginas web, aplicaciones digitales, etc.

 

Las modalidades de lectura se usan cuando se quiere hacer más variada e interesante la lectura. Permiten distintos tipos de participación, y posibilitan trabajar posteriormente las diferentes estrategias de lectura, ya sea muestreo, inferencia, monitoreo, confirmación y/o autocorrección. Se pueden llevar a cabo tanto en el aula, como en casa.

1.- Audición de la lectura: Uno lee, los demás escuchan.790196.jpg

Es la forma más tradicional de todas. El profesor, el padre o un compañero es el que lee en voz alta. Esta modalidad es importante porque además de trabajar la lectura mecánica, es necesario que el que escucha tenga que seguir la lectura, lo cual ayuda a mejorar la atención. Otro aspecto que entrena de forma satisfactoria es la entonación tanto del que lee como de quien escucha. Sin embargo esta modalidad no es la mas indicada para entrenarlos en la comprensión lectora.

2. Lectura en voz alta en el espejo. Hagamos de actor por un rato.

Leer mientras uno se mira en el espejo invita a leer con cierta pasión por mejorar, ya que hace que uno lea lo suficientemente lento, obligando a centrar la atención en dos procesos simultáneamente, mas o menos parecido a como cuando leemos para que los demás oyentes nos comprendan, motivando a que el niño tienda a cambiar la inflexión de su voz, perfeccionando ritmo y entonación y evitando caer en un tono de lectura monótono, al dejar que esta cambie con naturalidad; tratando de enunciar con claridad y comenzando con un pequeño entrenamiento del contacto visual previo para un futuro discurso público, en donde se debe levantar la vista del texto de vez en cuando para mirar a la audiencia. Además, pausar la lectura para dar lugar a ese contacto, te permite aclarar la garganta y tomar aire, para una mejor pronunciación.

3. Lectura con un espejo. Leer las palabras en un espejo, una habilidad innata del cerebro

espejo-e1331293406149.jpg

Científicos españoles demuestran que entre los 150 y los 250 milisegundos, el sistema visual rota las letras y las reconoce, entendiendo de modo inconsciente las palabras reflejadas en un espejo igual que las escritas adecuadamente, al menos durante unos instantes. Esta actividad les resulta muy divertida, como una especie de juego o reto, que hace que al fin y al cabo estén entrenando la codificación grafema-fonema, y además el procesamiento del significado global de la palabra en sí misma al adivinar de qué palabra se trata. Y no cabe duda de que es una forma diferente y muy atrayente de entrenar esta habilidad cerebral

neneZurdo_01.gif

4. Lectura por parejas: lo que hacemos acompañados, sale mejor.

¡Leamos! Los alumnos pueden leer el material con mayor eficacia si trabajan en parejas cooperativas que si lo hacen individualmente. Pueden leer por parejas con otro compañero, si es en aula; o con mamá, con papá o con un hermano, si es en casa. Con esta modalidad, se persigue la motivación y el placer por la lectura, incrementar la confianza y autoestima de los lectores, desarrollar competencias sociales y de cooperación, promover la implicación del alumnado en la mejora escolar de sus compañeros, permite momentos de convivencia familiar o ratitos compartidos donde les trasmitimos el mensaje a nuestros niños de que leer con ellos es importante para nosotros. De la misma manera, leer por parejas permite, especialmente cuando se está empezando a leer, que el niño no se canse tanto al tener que concentrarse de forma alterna. Asimismo da lugar al modelado cuando leen con un adulto, ya que el niño querrá copiar la forma de leer de ese adulto de referencia, significativo para el niño

5.Lectura guiada: Planteamos preguntas.

question-mark-1026526_960_720.jpg

Es una forma muy útil de trabajar la comprensión lectora. Consiste en ir haciendo preguntas durante la lectura para guiar a los niños a construir significados, ordenar secuencias y establecer causas y consecuencias. Las preguntas son de distinto tipo y conducen a los niños a aplicar las diferentes estrategias comentadas. De todas ellas, a mí la que más me gusta realizar en clase es la de establecer inferencias, porque además de la lectura se trabaja sin mucho esfuerzo la creatividad, y de paso se fomenta la autoestima ya que no existe el error y permite al alumno dar su opinión previa a lo que podría acontecer en la lectura y genera curiosidad en la lectura. Los niños se suelen implicar bastante cuando se sienten escuchados y ven que su opinión cuenta.

6.Lectura compartida: ahora las preguntas las hacen ellos.

Alfabetizacion_2.jpgTambién brinda a los niños la oportunidad de aprender a cuestionar el texto, y de expresarse con libertad; pero a diferencia de la modalidad anterior, las preguntas las elaboran los propios niños, basándose en su propia curiosidad. Lo ideal sería que leyeran varios niños juntos, para plantearse entre sí sus dudas. Además de preguntar, analizan la validez de las respuestas y de las preguntas.

7.Lectura comentada. Analizamos las partes del texto.

Durante la lectura se hacen pausas para retomar, analizar y profundizar acerca de las partes importantes del texto. A diferencia de las modalidades anteriores, en esta se hacen comentarios y reflexiones en las que se analiza el texto y/o se relaciona con las experiencias de cada niño. Los niños forman equipos y por turnos leen y aportan sus comentarios espontáneamente durante y después de la lectura. Pueden descubrir así nueva información cuando escuchan los comentarios que realizan sus compañeros. Su mayor ventaja es que facilita la comprensión de los textos complicados o prolongados, volviéndolos significativos al relacionarlos con sus propias experiencias.

8.Lectura independiente. Ellos eligen.

Books__by_Footy_Gal.jpgEn esta modalidad, se les brinda a los niños la oportunidad de elegir los textos que leerán libremente de acuerdo con sus gustos, intereses y necesidades. No significa que leerán sin orientación, sino que leerán lo que quieran, utilizando las estrategias de lectura que ya manejan o dominan. Pueden leer un recetario de cocina, un cómic, un diario o revista deportiva, iBooks, tabletas o páginas web; aunque lo ideal es ir variando entre varias alternativas.

9.Lectura en episodios. Lo dejamos para otro momento.

Se dividen un texto largo, o un libro, en varias sesiones. También se puede dividir un texto corto en dos sesiones para promover el interés mediante el suspense. Previo a esa actividad se pueden elaborar inferencias al respecto, que se compararán en una sesión posterior para ver quien tenía razón. Esta modalidad facilita la comprensión de textos extensos y/o complicados, trabaja la memoria y la formulación de predicciones a partir de la información leída en un episodio con respecto al siguiente.

Si quieres saber más, pincha aquí

hqdefault

Fracasar con excelencia

Reza en la cabecera de esta página que todo pasa por alguna razón. No lo entiendes hasta que no has fracasado de forma rotunda, contundente y estrepitosa; pero, pasado un tiempo prudente, ese error se convierte en uno de tus mejores aciertos.

También en una entrada anterior hablamos de indefensión aprendida y desaprendida, como consecuencia de un aprendizaje poco constructivo, al tratar de bloquear las situaciones de error tanto en el ámbito educativo más formal como en la crianza de nuestros hijos. Y esto me preocupa.

Fracasar: verbo intransitivo que significa no producir [cierta cosa] el resultado deseado o previsto. No conseguir en cierta actividad lo que se pretende.

1. intr. Dicho de una pretensión o de un proyecto: frustrarse (‖ malograrse).

2. intr. Dicho de una persona: Tener resultado adverso en un negocio.

3. intr. Dicho especialmente de una embarcación cuando ha tropezado con un escollo: Romperse, hacerse pedazos y desmenuzarse.

4. tr. desus. destrozar (‖ hacer trozos algo).

Atenderemos al número 4. De hecho, el término parece emanar del vocablo italiano fracassare, que puede traducirse como “estrellarse” o “romperse”. 

Es un tópico que fracasa quien no lo intenta. Pero más allá de todo eso, esta verdad importa porque en cualquier fracaso queda marcado un itinerario natural hacia el propio emprendimiento y la superación personal. Y para eso, a veces necesitamos rompernos, incluso estrellarnos. Puede que sea por eso que en los dibujos animados se vean estrellas tras estamparse. Quien sabe.

Sin embargo, hemos aprendido que cuando las cosas no salen como es esperado o proyectado debemos vivirlo como un período de angustia y pena; nos sobreviene el silencio, incluso cierto sentimiento de vergüenza. Sigue leyendo

Mea culpa

“Entre los sentimientos de culpabilidad y la aparente normalidad existe un camino que casi nunca se recorre acompañado. Casi nunca.”

tangle-774853_960_720.jpg

“Aquella persona que se siente culpable, se convierte en su propio verdugo” Séneca.

No tengo muy claro a dónde quiero llegar. Llevo tiempo centrada en observar cómo nos mueven los sentimientos de culpabilidad. Es bastante curioso ver la cantidad de decisiones que vamos adaptando en nuestro día a día, sin darnos cuenta, a partir de un sentimiento de culpa. A veces por tratar de evitarla, otras simplemente con la intención de afrontarla. 

Desde niños ya aprendemos a echar la culpa a los demás, al azar, a lo que sea. Se trata de escurrir el bulto para no sentirnos culpables. Y una vez escurrido el bulto, ¿no queda nada de conciencia?, ¿ni un poquito de culpabilidad?

También existen personas que parecen resistentes a la aparición de los síntomas de culpabilidad. Es bastante probable que esa resistencia no signifique que no sufran malestar o incluso dolor, ni que no tengan recuerdos desagradables; sino que, a pesar de ello, son capaces de hacer frente a la normalidad más allá del estado emocional que se produce.  Se mueven con soltura entre la culpabilidad y la normalidad. Ya que, entre los sentimientos de culpabilidad y la aparente normalidad, existe un camino que casi nunca se recorre acompañado. Casi nunca.”

La vida de cualquiera está salpicada de acontecimientos positivos y negativos, de alegrías y tristezas, de expectativas cumplidas y de esperanzas frustradas. En medio de alguno de estos acontecimientos, si rascamos un poco, encontraremos bastantes momentos donde nos invadió la culpa. Y en función de ella, actuamos. Casi siempre. O eso parece.

Justo por esto llama la atención la gran capacidad de adaptación y el espíritu de superación con que cuenta el ser humano. Sin embargo, el sentimiento de culpabilidad parece prácticamente inevitable. Supongo que porque la culpa nos hace conscientes de que algo hemos hecho mal, llevándonos a elegir entre dos alternativas: querer ocultarla o facilitar el intento de reparación del daño. Ojalá fuera tan fácil elegir.  Sigue leyendo

Más manzanas

                                                                    “Sentir gratitud y no expresarla es como envolver un regalo y no entregarlo “

FullSizeRender
de V.S.A.

El curso está llegando a su punto final. Los alumnos ya han estrenado sus vacaciones y para los profesores ya huele a descanso. Aún quedan algunos días de trabajo, pero el silencio y las mesas vacías decoran ahora mismo las aulas.

IMG_6740 2
de C.A.D.

Esta semana me despedía de mis niños. Y para mí sorpresa, uno de ellos me sorprendía el jueves con algo inusual.No lo había visto nunca. Pero el entusiasmo de su cara me generó curiosidad. Mi niño me había traído una manzana. Era roja y brillante. Pero,¿por qué una manzana? Pensé en Blancanieves. O en la bruja que quiere envenenarla, quizá. A lo mejor tendría que ver con Eva y la manzana, en el paraíso.
Mientras la sacaba de la bolsa, veía como aquel niño, que yo conocía bastante bien, sonreía satisfecho al tiempo que buscaba cuál era el gesto de mi cara. Por suerte, se dio cuenta de que había algo que él sabía pero yo no. Y preguntó: -“¿sabes por qué te regalo una manzana?”-
Me explicó:- “En algunos países se regala una manzana como gesto de agradecimiento a los profesores que nos enseñan. Lo vi el otro día en unos dibujos animados”. -Y volvió a sonreír. -“Yo quería darte las gracias por este curso”.

Este niño tiene un talento. Tiene muchos más, pero cuando sonríe se le cierran los ojos, se le abre su boca llenando toda su cara y entonces es imposible no sonreír con él. Él estaba satisfecho, yo estaba feliz por su gratitud.

IMG_6741
de L.V.J

No cualquiera es capaz de sentir gratitud. El sentimiento de gratitud no corresponde a una de las emociones básicas. Todo lo contrario. Para experimentarla se requieren una serie de procesos complejos en la mente. No aparece como un impulso simplemente, sino que se trata de una virtud reservada para las inteligencias mejor desarrolladas.

IMG_6739
de P.A.D

Cuando llegué a casa con mi manzana, seguía teniendo curiosidad. Así que busqué que significaba todo aquello. Se trata de una de las frutas más populares: la manzana. Es la fruta que simboliza la fortaleza durante el aprendizaje y ha estado asociada con la educación desde hace siglos. Esta tradición tiene un curioso origen y parece que se remonta a los tiempos bíblicos. Un ejemplo es que el árbol del conocimiento de Adán y Eva era la planta de manzano, y fueron los primeros cristianos, quienes comenzaron a considerarlo el fruto del saber.

En la Grecia Antigua la manzana estaba asociada a la sabiduría y regalarla al maestro implicaba retribuirle la educación recibida. Aunque también se cuenta que la fruta se regalaba con el fin de desearle una buena salud al maestro. Más vale mantenerlos sanos para que no falten a clase.

Más t

IMG_6743
de P.V.J.

arde, en los años 1700, las pobres familias de agricultores de Dinamarca y Suecia no tenían dinero para solventar la educación de sus hijos y, por eso, entregaban cestas llenas de manzanas a los maestros como forma de pago. Fue así como la imagen de una manzana roja, brillante y perfectamente redonda se inmortalizó como el tradicional símbolo de agradecimiento para los profesores.

Y yo sin saberlo. Otra ocasión más en las que son los niños quienes enseñan a su maestra. Sin duda, nuestro trabajo sabe mejor con momentos así. Me sorprende cómo después de un curso lleno de días duros, repletos de batallas, de tiras y aflojas para que ellos aprendan. Momentos donde seguro fui para él la bruja de Blancanieves, la que se enfada, la del tirón de orejas,… Y a pesar de eso, ve en unos dibujos que a los profes se les regala una manzana, y piensa en regalarme una. Ahí se demuestra la capacidad que tienen para querer.

Otro curso que se acaba. Otro más. Ojalá las semillas del manzano den su fruto dentro de un tiempo. De momento, manzanas para todos aquellos maestros y profesores que curso tras curso batallan, convencidos de que su trabajo merece la pen

IMG_6742
de P.V.J.

a. Para aquellos que creen en lo que hacen. Los que insisten día a día, a pesar de los tiempos revueltos en los que nos movemos. Manzanas y feliz descanso.

El síndrome de Wendy.

Wendy Moira Angela Darling es, junto con Campanilla, la protagonista femenina de Peter Pan en la famosa obra de James M. Barrie. Quienes me conozcan bien estarán sospechando ya el porqué de este personaje. Igual no van desencaminados en las conjeturas. Pero ese viaje hacia el País de Nunca Jamás lo dejaremos para dentro de un tiempo.

Wendy es esa muchacha que, ya desde el primer día, cose la sombra de Peter Pan para que no la pierda, que se preocupa por limpiar la casa, por atender a los “niños perdidos”… Lo da todo por los demás, porque es así como ella es feliz.

No hay ejemplo mejor para retratar el Síndrome de Wendy, denominado por el psicólogo norteamericano Dan Killey, autor del best seller ‘El dilema de Wendy’. Aunque no ha sido reconocido como patología dentro de los trastornos mentales, ni tampoco figura en la nosografía psicoanalítica, es aceptado a nivel de psicología popular como la tendencia que tienen algunas personas de proteger a los demás y cuidarlos con cierto instinto maternal.

Normalmente se asigna el síndrome de Peter Pan al género masculino, mientras que a las mujeres se les asocia el complejo de Wendy. Pero, no gustándome atender al género, en esta ocasión me referiré al síndrome de Wendy tanto para hombres como mujeres.

Unknown.jpg

La forma de proceder de Wendy, así como de aquellas personas que enfocan su vida al cuidado, servicio y protección de los demás es algo que por lo general pasa desapercibido. No se percibe a priori como una dificultad, al confundirse con una actitud altruista. A priori.

El perfil de Wendy se reconoce por una preocupación excesiva por el bienestar del otro; muchas veces acompañado de sentimientos de temor al rechazo e inseguridad continua. con una marcada tendencia al autosacrificio y la sobreprotección sobre el otro, cuidando siempre de los demás y olvidándose de sí mismos.  Sigue leyendo